Transformando un hábito

¿Cuántas veces has intentado comenzar un nuevo hábito? ¿Una dieta más saludable, más ejercicio físico o levantarte más temprano?

Por lo general las personas pensamos en las veces que hemos intentado hacerlo y los fallos que hemos tenido, “he hecho mil dietas”, “me he inscrito en muchos gimnasios”, “tengo 4 despertadores”, suma y sigue. Pero si nos detenemos en nuestra historia de aprendizajes veremos que la forma que tenemos hoy de comer o de sedentarismo o de despertar “tarde” ya es un hábito, y lo aprendimos, sobre la base de repetir una y otra vez el mismo comportamiento, si lo hicimos una vez podemos hacerlo otra! En realidad, lo más probable, es que no quieras empezar un hábito nuevo, sino transformar uno que ya tienes, en algo distinto, una versión mejorada, y, cuan distinto sea, dependerá de tu capacidad de sostener en el tiempo, lo que se demora tu cerebro, tu cuerpo y tus emociones, en hacer cotidiano lo novedoso. Paciencia y perseverancia.

¿Cuánto tiempo les tomó a tus padres enseñarte a estar sentado por el tiempo suficiente como para almorzar o hacer una tarea? ¿Cuántas veces tuvieron que repetir el lavado de manos o dientes para que fuera un hábito? Paciencia y repetición son claves a la hora de aprender o transformar un hábito, así también, es central a la hora de transformar uno, que seamos capaces de identificar cual sería la mejora mínima que lograría ir en la dirección que queremos.

Por ejemplo, si buscamos transformar nuestra alimentación en algo más saludable, es muy difícil si de la noche a la mañana, queremos cambiar todo lo que comemos, tomamos, los horarios, las porciones y los nutrientes. Vamos poco a poco, si quieres comer más sano por ejemplo, parte por la “mejora 1”, tal vez esta sea, regular las horas de comer, por que comes muy tarde o muy próximo al dormir. Si quieres lograr algo así, fija tu ritmo de hoy como tu línea de inicio y mejórala un punto. ¿Hoy comes a las 11 de la noche?, bueno desde hoy dirigiremos todos nuestros esfuerzos a lograr hacerlo máximo 10:30, coordinaremos con otros, lo agendaremos en nuestro Smartphone, lo que sea que nos ayude a bajar media hora, (no te exijas más al inicio) recuerda que además tiene que ser constante. Así comenzamos a “adiestrar” nuestro cerebro en proponerse algo y cumplirlo, sin hacerlo sufrir, así vamos por nuestra “mejora 1”.

Cada vez que quieras transformar un hábito busca esa "mejora 1" y mantenla al menos, por 3 semanas, antes de sumar una nueva mejora en la misma línea, (pasar a las 10 de la noche, por ejemplo) así irás construyendo hábitos que duran más en el tiempo y no solo una temporada.

¿Quieres comenzar a tomar más líquidos o más saludables? ¿quieres bajar el consumo de bebidas azucaradas o el café? parte por uno y ya estarás en la dirección correcta. ¿Cuál es tu "mejora 1"?

 

Francisco Pérez Deney.

Psicólogo y Coach Ontológico Integral.

@deneyfrancisco


Publicación más reciente

Dejar un comentario

Por favor tenga en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados